El espíritu Santo y la Diosa – Jean Shinoda Bolen

»En la teología del cristianismo y en mi experiencia temprana, la Trinidad de Padre, Hijo y Espíritu Santo era masculina. En mi propia propia percepción temprana, el Espíritu Santo era invisible y se volvió sin género. En el Nuevo Testamento, el Espíritu Santo descendió en forma de paloma, que es un símbolo femenino, y se le asignó el dar consuelo.

Cuando necesitamos ese consuelo, cuando nos han lastimado, o estamos doloridos o afligidos, o estamos enfermos y asustados, nos sentimos pequeños y queremos que la madre nos rodee con sus brazos, bese el dolor y haga que desaparezca. Incluso cuando la propia experiencia con nuestra madre no fuera así, anhelamos lo que sabemos que es arquetípico; extrañamos a la madre.

Mucho antes del cristianismo, la paloma era el símbolo de la diosa Afrodita. Oculta en la simbología del Espíritu Santo masculino, está la presencia de la diosa del amor y la belleza, que también era una diosa madre.»

-Jean Shinoda Bolen, Crossing to Avalon Pintura de Katherine Skaggs

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: