Lammas: La abundancia de la Gran Madre

Christian Ortíz – Lammas

Con el resplandor del final del verano ronroneando en nuestros cuerpos y la tierra, los días son adormecidos y lánguidos. Las grupos de árboles cuelgan sus copas pesadas a medida que su fuerza vital se dirige a las bayas, frutas, nueces y semillas. El zumbido melifluo de los recolectores de néctar, las avispas y las abejas obreras llenan el aire con su sinfonía sibarita.

La luna está baja y anaranjada sobre los campos, los primeros frutos de nuestro trabajo están lo suficientemente maduros como para ser arrancados de la rama y horneados en un pan de cosecha.

Un cambio en el aire de la tarde indica que los días felices están terminando. Aumenta nuestra conciencia de que solo un pequeño porcentaje del mundo tiene cornucopias de excedentes.

Invocando la medicina de la libélula que puede saltar pistas, adaptarse con la facilidad de un rayo, volar hacia adelante y hacia atrás hacia el pasado y el futuro, iniciamos círculos de sabiduría profunda para acoger la sabiduría indígena ya conocida. Economías compartida para cerrar la brecha de la pobreza global y compartir el amor de la tierra, que podría alimentarnos a todos, boca a boca.

Debra Hall

© Sandra Ure Griffin 2011

Regístrese con su dirección de correo electrónico para recibir el boletín del Templo

Blog:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: