La Diosa Anciana.

Una de las facetas de la Divinidad menos conocida y más temida, incluso ocultada es la anciana. La Diosa anciana es el caldero de transformación, la señora que de los misterios, señora del otoño, es “la que sabe”, la curandera. En mitología y religión ha sido asociada a Divinidades como Ceridwen, Hestia, el descenso deSigue leyendo «La Diosa Anciana.»

Virgen Negra – Black Madonna

Virgen Negra – Black Madonna. El poder de la Diosa era demasiado antiguo y profundo para ser destruido por completo por las sucesivas religiones patriarcales, incluido el cristianismo. Por lo tanto, fue absorbida y se hizo conocida en Europa occidental como varios santos: Radegund, Macrine, Walpurga, Milburga, entre otros. En muchas otras tierras, especialmente enSigue leyendo «Virgen Negra – Black Madonna»

La vulva de Baubo: humor femenino y obscenidad positiva.

Una parte importante de los cómicos actuales son mujeres. Sin embargo, la risa ha sido durante mucho tiempo una prerrogativa masculina, como nos recuerda la historiadora Sabine Melchior-Bonnet en su ensayo, Le rire des femmes, une histoire de pouvoir (PUF, 2021). Desde la Antigüedad, la risa ha sido considerada “contraria a la imagen de la mujer humilde y pudorosa”,Sigue leyendo «La vulva de Baubo: humor femenino y obscenidad positiva.»

El misterio de la Madre Oscuridad – Vídeo

Gracias por estar aquí, el vídeo es parte del simposium online Diosas y Dioses Oscuros organizado por Mónica Salas. Facilitado por Christian Ortíz. Temas: Brujería y rebeldía. Disidencia política y religiosa. Aradia y Diana. Diosas Oscuras. El camino de la noche. Transformación y sombra. Magia y justa rabia. Madre de la oscuridad. Música y edición:Sigue leyendo «El misterio de la Madre Oscuridad – Vídeo»

Saliendo del inframundo. Jane Meredith

Al regresar del Inframundo, uno viaja de regreso por la misma ruta que descendió… Inanna regresa a través de cada una de las siete puertas, recolectando y recuperando sus poderes e insignias. He sentido que volver es como recuperarse de una enfermedad grave. Me imagino recuperandome solo para descubrir, uno o tres meses después, queSigue leyendo «Saliendo del inframundo. Jane Meredith»